TEV violenta la autodeterminación de los partidos