Tenemos un estado sin orden, que escurre sangre