La falta de coordinación sólo ayuda a los delincuentes