El gobierno juega con la salud de los veracruzanos