El desequilibrio se instala en el Congreso